Inicio  / Noticias / Jorge Hijo Adoptivo de Telde

Jorge Hijo Adoptivo de Telde

Jorge Hijo Adoptivo de Telde

Un tipo muy cercano

 

¿Qué significa hacer hijo adoptivo de una ciudad al alguien? Palabras. Puede ser. Pero intercambiar tres frases con un trabajador municipal que pasaba por allí anoche te daba la medida de la popularidad de ese alguien.

 

¿El Teatro Juan Ramón Jiménez? Sí, es ahí enfrente. Lo que era la Casa de la Cultura. ¿Hoy hacen hijo adoptivo de Telde al cura Jorge, el de Yrichen, no?. Sí, ese hombre aunque se fuera a vivir por ahí, siempre será de Telde, por lo que ha hecho aquí.

 

Luego en la puerta del teatro la mezcla de gente, de ámbitos, de estratos sociales, desborda la palabra "público". Hay que quitarse muchos prejuicios para entender cómo se reúne una veta tan transversal de la sociedad en torno a una sola persona. Porque los lugares comunes se nombran muy fácilmente, pero la reunión de anoche no tiene nombre. Hay militares de uniforme, usuarios de los pisos de acogida, gente de escuelas de nogocios, voluntarias y trabajadoras de Yrichen. Reconozco a los que son políticos porque me saludan como si yo los conociera. Un matrimonio mayor sin entradas que espera a ver si queda algún hueco a última hora y les dejan pasar. Cuando lo consiguen, la mujer se gira hacia mi como queriendo explicarme el por qué de su alegría y me dice "Es que ese es mi cura".

 

Pero no hay un ambiente reverencial. La palabra que más repiten cuando les preguntas por el homenajeado es "amigo". Quizá el que más desenfadado y fino resulta al describirlo es su jefe, el Obispo, cuando dice "Es un polvorilla que hace mucho bien. Un buen cura que sabe estar cerca de la gente, de la gente que necesita ayuda, de la gente que ayuda y de la gente que puede ayudar. Y juntarlo todo eso es un arte. Y Jorge lo tiene".

 

Resuena la idea de la cercanía en el ambiente. Esta vez en boca de un adolescente del programa de menores "Tiene mucha esperanza, mucho carisma y cercanía con la gente, y eso ayuda. Da mucha motivación". Una voluntaria apura el cigarrillo antes de entrar y relata como Jorge la instó a buscar su sitio en el cielo a través de Yrichen. Después llega el Presidente del Cabildo de Fuerteventura Marcial Morales, y cuenta que estudió con Jorge y lo describe como "Un tipo muy vitalista, que disfruta de la vida y hace disfrutar. Amigo de sus amigos. Y que no se puede estar quieto, sobre todo cuando ve sufrimiento a su alrededor. Siempre montando tinglaos".

 

Llega la madre del protagonista, Marisol, que avanza hacia la puerta del teatro encogida por el frío mientras recuerda como empezó su hijo a montar La Fundación Canaria Yrichen "Llegué a su casa y estaba toda la parte baja de la casa parroquial llena de cemento y cosas así. Y digo ¿esto qué es? Que estamos haciendo obras. Y después ya me dijo que tenía pensado montar lo que fue Yrichen, pero me lo dijo cuando ya lo tenía bastante avanzadito. Estuvo un año pensándolo, si tendría la fuerza para hacerlo. Empezó, y empezó con doce niños y ahora tiene...." Luego me hace una broma sobre la gracia relativa que le hace a una madre que adopten a su hijo, pero me pide que no la incluya en la crónica repitiendo insistente "eso no lo pongas, eso no lo pongas" y va el hijo y abre el discurso de agradecimiento citando textualmente la misma broma de su madre.

 

Pues es, un tipo muy cercano, a todo el mundo.

 

Crónica Luis R. Lorite Lorite

09/11/2017

 

      Colaboran