PROBLEMAS CON HEROÍNA

¿Qué es la heroína?

Sustancia clasificada dentro del grupo de los “opiáceos". Es un derivado semisintético de la morfina y se la conoce como “caballo”, “jaco”, etc. Se suele administrar inyectada y/o fumada (lo más habitual), siendo minoritario su consumo por vía inhalada y oral. Se trata de una de las drogas de abuso con mayor capacidad para generar dependencia, tanto física como psicológica. Entre sus principales efectos destacan somnolencia, disminución de peso, apatía, inapetencia sexual, disminución de la actividad física, contracción de las pupilas, nauseas, vómitos, disminución de la capacidad respiratoria, disminución de la tensión arterial…

¿Dependencia?

El síndrome de abstinencia a esta sustancia, por la interrupción brusca del consumo (denominado como “mono”) es uno de los más fuertes a nivel físico. Síntomas como lagrimeo, diarrea, dolores de huesos y musculares, fiebre o cambios bruscos de humor, son indicadores de dependencia; pudiendo acompañarse de convulsiones y delirios. El síndrome de abstinencia suele disminuir a los 4 ó 5 días, pero la dependencia psicológica seguirá presente. Frecuentemente, los consumidores de heroína también consumen otras sustancias, sobre todo cuando no pueden administrarse las dosis que necesitan y recurren a ellas para aminorar los síntomas del síndrome de abstinencia

¿Cómo podemos ayudar?

En la Fundación Yrichen ayudamos a las personas a mejorar su situación, proporcionando una atención integral y personalizada. Quienes necesitan ayuda para superar sus problemas con la heroína pueden optar a varias modalidades de tratamiento médico y reciben atención médica, social y psicológica de forma gratuita.

Por nuestra experiencia sabemos que es posible superar este problema y construir un presente y un futuro sin adicciones.

      Colaboran